Historia del museo

La historia de este pequeño museo es significativamente emotiva. Un trabajo realizado para la escuela preparatoria por parte de Fuensanta la nieta del artista da origen a ello.



El documento que presentara Fuensanta a su escuela como “Proyecto personal” que intituló “Mi abuelo pintor”, tenia como objetivo final montar una exposición de una pequeña parte de la obra del artista, esto no fue posible ya que la dirección de la institución no lo permitió por razones de seguridad hacia la misma obra.

En el afán de lograr una exposición y habiendo tocado las puertas de las “Instituciones culturales” en nuestra ciudad sin éxito alguno, un buen día se pensó en hacerlo con recursos propios y así lo hicimos.

Después de casi 20 años en el olvido el edificio que hoy abriga al museo fue adquirido por la familia del artista, recuperado de su lamentable estado de abandono y transformado en lo que hoy simboliza: “Un espacio cultural y un nicho donde podrá ser vista su obra y que dará cobijo a otros que como él no tuvieron punto en el elitista mundo del arte”.

Museo / Acceso principal y plaza